Con nuestros alumnos:

La responsabilidad fundamental es con nuestros alumnos provenientes de diferentes realidades culturales y sociales. A todos les ofrecemos una formación sólida y equilibrada de conocimientos, habilidades y valores apropiados para la profesión que hayan elegido. Apoyamos su desarrollo como personas activas e independientes, los favorecemos en la educación continua y los estimulamos para que cultiven una relación personal con Dios.

Con nuestro personal:

Valoramos a los miembros del personal docente y no docente, quienes contribuyen a la formación armoniosa de la personalidad de sus educandos y al desarrollo de un ambiente estimulante de estudio que promueve el pensamiento creador. Su ejemplo sustenta los valores cristianos tanto como la competencia profesional. La Universidad fomenta su constante superación personal en la búsqueda de excelencia profesional y espiritual.

Con nuestra comunidad educativa:

Se le brinda a la comunidad la posibilidad de una educación confesional cristiana por medio de nuestro personal y de su programación curricular. Se procura la formación de ciudadanos responsables que respeten y promuevan los valores cívicos. Además se fomenta una vida saludable y se busca la calidad de vida de la comunidad.

Con nuestra iglesia y nuestro Dios:

La Universidad fue fundada con el propósito de participar juntamente con la Iglesia Adventista del Séptimo Día en el cumplimiento de la Misión Evangélica Mundial. Para ello, prepara líderes de la iglesia y profesionales laicos capaces de atender y mejorar las diversas áreas de servicio de ésta.

La Universidad Adventista del Plata cree que todos somos hijos de Dios, llamados a ser sus seguidores en el presente y por toda la eternidad. Por esto, busca servirlo, honrarlo y alabarlo. Se compromete con el Altísimo para difundir el evangelio de nuestro Señor Jesucristo.