Toda documentación expedida en país extranjero deberá estar legalizada por el Consulado Argentino del país que la expidió, o bien legalizada con el sello de la Apostilla de la Haya.

Toda documentación redactada en idioma extranjero deberá estar certificada y traducida al idioma español por el Colegio de Traductores Públicos en Argentina.